BLOG

APRENDE INFORMATE

El Condón Femenino

El condón o preservativo femenino es mucho menos conocido que el típico dispositivo masculino, pero cada vez está siendo más valorado al representar una alternativa en la cual la mujer es la protagonista.  Las mujeres que lo usan tienen una actitud distinta frente al sexo. Están dejando de ser pasivas adquiriendo protagonismo y responsabilidad en el cuidado a tener en sus relaciones frente al embarazo y a las enfermedades.

Hoy en día, la expansión del sida ha transformado a los condones como una de las mejores alternativas para evitar las enfermedades de transmisión sexual. Tanto el condón masculino como el femenino son excelentes opciones frente al sida y a otras enfermedades como: Gonorrea, papiloma humano, sífilis, hepatitis, etc. 

Es conveniente que la mujer practique algunas veces con un primer condón sin la presión de una relación sexual, para poder familiarizarse con él y estar distendida para disfrutar del coito. 

Para mujeres sin pareja estable, el condón femenino es totalmente apropiado porque la decisión y la responsabilidad dependen solamente de ellas.

En el caso de las trabajadoras sexuales, el condón femenino ofrece la alternativa de no discutir con el cliente el uso o no de protección, ya que la mujer puede colocarse el condón con anterioridad al trato con él.

 

1.- El condón femenino al igual que el de los hombres viene sellado en un envase, Una vez roto ese envase, encontrará un tubo con dos anillos en sus extremos: uno grande y abierto y otro más pequeño y cerrado que se ubica en la parte donde llega el semen (este anillo pequeño causa molestias a algunas mujeres quienes pueden retirarlo sólo afectando el trabajo de introducir con más facilidad el condón)
2.- Para colocar el condón en su posición correcta, es importante que se adopte una posición cómoda: recostada sobre la espalda, sentada o parada con un pie sobre una silla o una cama. se toma el anillo más pequeño (el que se ubicará al interior) apretándolo con los dedos pulgar índice y medio y se empuja todo lo que pueda dentro de la vagina
3.- Ahora con un sólo dedo introducido en el condón se debe empujar el anillo pequeño todo lo que se pueda al interior de la vagina. Esto para dejar el camino expedito al pene y evitar que en la introducción del miembro masculino el condón sea arrastrado al interior de la vagina.
4.- El anillo más grande queda afuera de la vagina para verificar que el pene entre por el interior del condón. Para seguridad la mujer debe sostener y luego verificar que el anillo ha quedado en el exterior y en su posición.
5.- Una vez concluido el acto sexual, se debe retirar el condón cuidando que el semen no se derrame. Para ello de debe tomar el anillo externo y hacerlo girar para que se enrolle, saliendo con más facilidad y atrapando con ello su contenido.